Si eres un consultor SEO serio y coherente, no te queda otra que explicar a tus clientes que el número de factores que afectan al posicionamiento es tal que, si una empresa de marketing te ofrece posiciones o resultados concretos, te miente, así de claro.

El problema es que, con independencia del buen o mal trabajo de posicionamiento que realicemos sobre una web, un blog, una tienda online, etc…  existen una serie de factores impredecibles seo que afectan “si o si” a los resultados obtenidos en las serps, y esto hay que contarlo tal cual, y explicar qué otros actores intervienen en eso que se vende como “posicionamiento web low cost“.

1) La competencia se mueve

Está claro que, antes de ofrecer un servicio SEO a un cliente, se lleva a cabo un estudio de la competencia (y de otras cosas, por supuesto), y que este estudio nos da una idea de la fuerza que tienen los competidores de nuestro cliente; Antigüedad, autoridad, enlaces, pagerank, etc.. (ya se que algunos de estos parámetros son más o menos importantes, pero hay que valorarlo todo).

movimeinto serps

El caso es que tras este estudio, se inicia el proyecto seo pero, salvo casos contados la competencia “se mueve“.

Pueden estar realizando campañas de marketing de manera voluntaria, o pueden reaccionar a la web de nuestro cliente porque está empezando a “inquietarlo” y, como no, este competidor o competidores pueden hacer variar nuestra estrategia para bien o para mal.

Si nuestra competencia ve su visibilidad amenazada y contrate a otro profesional seo para darle un empujón a su web, puede ser muy bueno o muy malo, dependiendo de la capacidad de dicha agencia, porque no hay nada peor que “tocar algo que funciona”, sobre todo en estos tiempos que corren en los que google cuestiona todo cambio en nuestra web.

En ocasiones nuestro trabajo se ve frenado por una reacción lógica del resto de las páginas que intentamos sobreopasar y una estrategía de curación y/o generación de contenidos, pero “un mal seo puede hacer maravillas por nosotros porque, no hay nada peor que un seo chapucero si se juntan las prisas y el miedo.

2) El efecto dominó en los perfiles de enlaces

La cuestión es que la posición que ocupa nuestra web en los SERPS se debe a demasiados factores externos a nuestra página y, en gran medida, a cientos de miles de páginas que interactuan entre si, que se enlazar y referencian.

domino

Si nuestra web es enlazada por un profesional de nuestro sector con una buena autoridad, su enlace vale su peso en oro pero, a su vez, la web de este profesional recibe la autoridad no sólo por su contenido y estructura, sino por las páginas que lo enlazar y referencian, lo que hace que determinados factores como desaparición de dominios, penalizaciones, actualizaciones de CMS, modificación de contenidos, etc… provoquen habitualmente “efectos domino” en ese flujo de autoridad que nos permite estar bien posicionado, y es algo que no podemos controlar porque no dependen de nosotros.

Hasta hace poco, todo sitio web relacionado con el nuestro, nos ayudaba a mejorar posiciones, pero nunca nos hacía perderlas. Hasta que llegó google panda y google penguin y todo cambió, y la web más sencilla, con el enlace más inocente, puede suponernos un buen dolor de cabeza y una pérdida de posiciones, sin haber llevado a cabo ninguna acción punible y, lo que resulta más alarmante, que nuestros competidores lo saben.

3) Las tendencias de usuario

En ocasiones el tráfico baja, vemos cambios en los SERPs y como competidores nuevos aparecen mientras, los de siempre, pasan a mejor vida, … y no hay actualización conocida de google ni otro motivo que lo justifique salvo la obvia, el usuario ha dejado de buscar ese término y utilizar esa expresión.

Esa falta de interés por parte del usuario, hace que muchas páginas de ese sector desaparezcan o dejen de tener peso, y como he dicho anteriormente, toda esa cadena de acontecimientos, hace que nuestras posiciones varíen, para bien o para mal.

algoritmo-google

4) Google

“Cada vez que que google estornuda, todos nos constipamos”

Google cambios frecuentemente su algoritmo, intenta mejorar los resultados (irónicamente no creo que lo consiga), y pone en práctica los cambios de tendencia del usuario… y a veces incluso ejerce de vidente y lleva a cabo acciones en función de lo que intuye y cree que le va a deparar el futuro.

Google es una empresa, quiere ganar dinero y, por descontado, algunas acciones (TODAS) van encaminadas a ese fin.

 

Por estos y otros tantos factores, el trabajo de posicionamiento es tan divertido porque, más allá de lo que puede suponer el desarrollo de un proyecto de posicionamiento web, lo que se nos suele escapar es “bastante más que mucho”.