No me extraña que muchos clientes piensen que nos reímos de ellos, que los precios de las páginas web que incluimos en nuestros presupuestos están puestos ‘a ojo’, sumándoles luego un 300%.

No es la primera vez (ni la última) que un estudio de diseño recibe la siguiente respuesta a una oferta económica: “…pero, !si esto me lo hacen por la mitad de precio en tal o cual empresa!“, a lo que normalmente suelo responder con un rotundo: “!y porque no has buscado mucho, porque por ahí hacen páginas en el mismo día a 30€!“.

El tema es que una web es algo que no se puede ver ni tocar, y que el cliente debe imaginarse, por lo que es dificil de vender si se compite sólo en el tema económico, (no digo ya si los precios son muy diferentes porque la empresas de la competencia hacen páginas por debajo del valor real).

En todo caso, este post no trata del precio de una página web, que ya sabemos que hay competencia y, por lo tanto, varios precios (faltaría más), sino de lo bien o mal gastado que está este dinero, y de algunas fantásticas maneras de tirar el dinero a la hora de contratar una tienda online, un blog o una página web.

En lineas generales, aquí algunas pistas sobre si estamos tomando o no la mejor decisión:

  • La página es ‘más fea que pegar a una madre… dinero a la basura, sin posibilidad de reciclaje, mejor no tenerla.
  • La web es un caos de menús, opciones, enlaces raros o escondidos y sin un teléfono bien visible en las páginas importantes; Bien hecho, tenemos el tetris, el sudoku y tu web para ‘retar’ el ingenio y habilidad deductiva del visitante.
  • La página está hecha completamente en flash. Muy bonita, ‘pa chulo tu’, no quiero que google sepa qué hay dentro, a qué me dedico ni nada por el estilo. Yo te recomiendo que también le pongas contraseña por si acaso.
  • pagina web malaEstá hecha con alguna herramienta tipo 1and1, strato, wix, … Lo que te deja una web ‘alquilada’, que no puedes ‘tocar’, no puedes transladar e, incluso, puede que el dominio no te pertenezca (que no sería la primera vez y ya he visto casos en otras empresas y guías muy famosas que ofrecen también estos servicios). Lo dicho, 250€ al año, te lo tienes que currar tu, apechugar con el resultado final, posibilidades de posicionamiento cuestionable, sin soporte y la página ni siquiera es tuya.
  • La ha desarrollado una empresa que tiene su propia herramienta para crear páginas y que es ‘la caña’ porque está optimizada para buscadores, se ve en el movil y es muy bonita. Así que te casas con una empresa que no se sabe cuanto va a durar, con una web que sólo ellos pueden modificar y que seguramente no te puedas llevar a otra empresa si acabas mal con ellos… ufff, ‘lo estás bordando’.
  • Te la hace tu vecino descargándose una plantilla. Bueno, aquí puedes coger lo peor de los anteriores argumentos y los juntas en esta opción y, de paso, que la instalación eléctrica de tu empresa te la haga algún amigo panadero, que seguro te la va a dejar la página web muy barata, queda preciosa y sospechosamente similar a otras miles de webs que usen esa plantilla.
  • etc, etc, etc…

empresas de diseñoCon esto no quiero decir que no pueda salir bien. Que no puedan alinearse los astros y que te cojas una plantilla por tu cuenta, te la remate un vecino y resulte ser ‘lo mejor del mundo mundial’, y puede que hasta ‘google no la mire con cara rara’, es cuestión de echar los dados y cruzar los dedos.

Mientras tanto, los que nos dedicamos al desarrollo web, estaremos a la espera, como buitres, del retorno de estos clientes que, no se sabe bien porqué, deciden hacer experimentos con algo tan serio como es el dinero y la imagen de su empresa.

!Suerte!

Francisco Moreno