A menos que vivas en otro planeta y no tengas intención de hacer algo útil con tu blog, habrás oído hablar de esa cosa tan mala llamada THIN CONTENT o, en cristiano, contenido basura.

Se habla de “thin content” y se traduce como contenido escaso, aunque la cruda realidad es que, este concepto tan bloggero, no tiene tanto que ver con el tamaño, sino con la calidad del contenido.

Vaya por delante que google, claro está, no distingue entre un soneto de Shakespeare y la receta del pollo a la cerveza, así que el contenido de calidad lo mide de otra manera.

Para comprender mejor que es eso del contenido escaso o basura, hay que comprender como valora nuestro amado buscador la información publicada en una web, tienda online o blog.

Hasta hace unos años, esta valoración la hacía en base a los enlaces recibidos por cada url de nuestra página.

La teoría era que google medía la calidad del contenido por los backlinks, y el criterio se basaba en toda la información sobre esos enlaces:

  • Disponía de los perfiles de enlaces de la web a clasificar
  • Conocía perfectamente quién nos enlazaba (temática, enlaces salientes y entrantes, consecución, situación, contexto, etc…)

En definitiva, podía calcular una “reputación online” de una url sin apenas leer el contenido de dicha página.

El problema viene por algunas agencias seo que, durante esta transición del “posicionamiento exclusivo por enlaces” a cumplir con la “intención de búsqueda”, se quedaron a medio camino y ofrecen a sus clientes la generación de contenido con unas pautas poco claras… publicar mucho, sin parar, cuanto más grande, mejor, y así “en bucle”.

Pero esto ya pasó, y en la nueva era de búsquedas por voz y machine learning, lo normal es que google intente comprender, incluso mejor que nosotros, lo que estamos publicando en nuestro blog, incluyendo el motivo por el que lo escribimos.

El nuevo paradigma de algunos seo se basa, principalmente, en la generación del contenido sin parar.

Esto se plasma en las ofertas y presupuestos habituales de consultores y agencias seo, en las que los planes de posicionamiento mensuales se miden por nº de artículos a publicar semanal o mensualmente.

El enfoque es el siguiente; si el artículo a escribir tiene 2000 palabras, no puede ser catalogado como thin seo… y es posible, aunque un texto largo tampoco tiene que servir necesariamente para algo.

Qué es thin content y contenido de calidad

Qué es el thin Content

Pues el caso es que google no lo dice claramente, y el término “thin” parece engañar bastante pero, sobre el papel, el contenido basura es aquel que no pasa un mínimo filtro de calidad ni experiencia de usuario (no olvidéis este concepto, porque todo va de esto)

Lo mejor son unos ejemplos de lo que es “thin content”:

  • Cuando el contenido de un artículo (o web o ficha de un e-commerce) repita, de mil maneras diferentes, que vendes tal servicio en tal ciudad, hasta el punto de que parece estar generado automáticamente o creado desde un spin.
  • Cuando con el post de más de 3000 palabras no desarrollas el título de este (que se supone que es lo que tu visitante ha usado para decidir si entraba a leerlo o no), y ni siquiera ofreces datos de utilidad respecto al tema tratado. Imagina el título “Cómo tener tu propio blog”, en el que trates de explicar lo que es un blog, pero no menciones plataformas para crearlo, para contratarlo, ni precios, pero trates sobre internet, el uso del email y las redes sociales. El típico post que parece un refrito de textos al azar escritos por varias personas y juntados en un colage.
  • Cuando el contenido está copiado y no es original. Aquí caen bastantes clientes, en el convencimiento de que copiar párrafos “que les gustan” de otras páginas, es algo inocente que no afecta a la nota que google nos va a poner…. pues si, el copy/paste no sólo es de vagos, sino también es una buena forma de tener thin content.
  • Cuando cogemos un contenido de otra web, lo reescribimos cambiando términos y usando sinónimos sin aportar nada más. Dejo claro que no es de los peores “contenidos basura” pero, si no tienes nada nuevo ni útil que aportar… ¿por qué vas a posicionar por encima del texto que has plagiado?
  • Si escribimos poco texto, nada original, y sin valor: Bueno, esto estaba claro, si la ficha de tu producto para una bicicleta de color negro tiene una descripción con el precio y el literal “bici negra”… pues eso.

Tengo que dejarlo claro, que el contenido no tenga más de 200 palabras no es el problema, sino que no sea original ni realmente útil porque, como vemos todos los días en internet, determinadas búsquedas no necesitan una respuesta de miles de palabras.


Si quieres saber la hora de un concierto en tu ciudad, un resultado con la fecha y hora del concierto, es más suficiente (100 palabras), porque responde claramente a la intención de búsqueda y la experiencia de usuario es de 10 (los 2 pilares del contenido de calidad).


Es curioso; Cada vez más y de manera más descarada, me encuentro con auténticas aberraciones de la lengua castellana (al resto de los idiomas les pasará igual), porque los resultados, cada vez más, me recuerdan “literatura al peso”, escribir por escribir, hablando del sentido de la vida en un contexto empresarial, pero sin sacar nada en claro ni sentido.

Por eso aconsejo a clientes que, si necesitan captar tráfico a través de un blog, no se sientan forzadas a “escribir por escribir“, ni a publicar x veces al mes, a la semana o al año, porque si un webmaster no tiene nada que contar ni compartir, y su negocio o empresa no requiere de estar hablando constantemente de su sector y productos, lo olviden, y se enfoquen en otra manera de posicionar sus webs, que hay basatantes y que tengan claro que ‘de dónde no hay no se puede sacar‘… la calidad brilla por su ausencia.

En el mundillo del posicionamiento en buscadores, más de lo mismo, que en el 2020 todavía se publiquen miles de artículos en blogs ‘reinventando la rueda’, hablando de la importancia del H!, del title y la meta description, que si los enlaces, que si el ‘contenido es el rey’, etc… es deprimente.

Y dar mi enhorabuena a todos los periodistas y empresas de servicios de venta de contenido, por esta oportunidad que google y muchas agencias os ofrecen.