Desde hace tiempo, la cantidad de empresas de diseño web que ofrecen webs autogestionables a precios de risa, ha crecido exponencialmente hasta el punto de que las empresas reclaman, directamente, una web autogestionable.

A pesar de esa cuestionable premisa de que ‘el cliente siempre tiene la razón’, algunos preferimos explicar al cliente los pros y contras de una web realizada con un gestor de contenidos y, sobre todo, para que se usan (es bastante habitual que, una vez aclarado lo que es un CMS y su utilidad, la visión del cliente cambie)

Una web realizada en Joomla o WordPress tiene sentido cuando el contenido de la web cambia periódicamente… Cuando se publican noticias semanales, el catálogo de centenares de productos con precios y características varía periódicamente, los visitantes realizan comentarios en el apartado de FAQ’s, suben fotografías, etc… es decir, cuando la información de la web cambia a un ritmo que hace que, una web estática, no resulte práctica de mantener.

Entonces, ¿un gestor de contenidos es genial, no?, es decir; Tengo mi web y puedo cambiarla yo mismo.

Bueno… hay algunos ‘peros’ a la hora de decantarse por un gestor de contenidos:Gestores de contenido

– Para empezar, un gestor de contenido requiere de un hosting mínimo (soporte PHP, bases de datos, cgi’s, etc...), así que, olvídese de ‘colgar’ su web en el espacio personal que le han regalado con la ADSL, en los 5 megas que me vienen con el dominio, y ese tipo de planes de hosting.

– Requiere de una instalación, configuración y puesta a punto. O sea, no basta con copiar las carpetas de su web si decide trasladar su servicio de hosting a otra empresa, hay que hacer ‘algo más’ además del famoso copiar/pegar.

– La estética de la web se basa en plantillas: Dispone de una serie de ‘modelos’ con determinados fondos, colores, distribución de contenidos, menús, etc… Todo esto, completamente personalizada y ampliable si la empresa de diseño web sabe lo que se hace pero, en definitiva, se trata de que debe ser flexible a la hora de elegir la estética de su web porque no se trata de una web a medida.

– Poder cambiar el contenido no significa prescindir de una empresa de diseño web ya que, tarde o temprano, requerirá de cambios de funcionalidad, o cualquier otro ajeno al contenido como tal… y necesitará un profesional que ‘conozca’ el gestor de contenido elegido.

– Cuando una empresa se plantea modificar el contenido de su web frecuentemente, muchas veces se refieren a pequeños paneles de ofertas, ficheros descargables o cambios en galerías fotográficas. Necesidades que se solventan sin necesidad de ‘montar’ un CMS.

En general se trata de asegurarse que, realmente, es necesario un gestor de contenido, y se va a sacar provecho de el.

Y, claro está, el trabajo de posicionamiento en buscadores, deberá hacerlo igualmente, con o sin CMS,

Como nota curiosa, están esos portafolios de empresas de diseño, con decenas de clientes que comparten plantillas, colores y páginas con un párrafo que dice “introduzca su texto aquí…“, o con párrafos que acaban en “leer más…“… sin comentarios