Un nombre de dominio (por ejemplo infoasistencia.com) es un secuencia de letras y números únicos que identifican una página web, blog o tienda online.

Son necesarios porque, en internet, cada dispositivo conectado una dirección IP que lo identifica y que se compone de una serie de números tipo 193.191.210.100 o 2001: 0db8 :: 53… y, dado que esta serie de números es difícil de recordar, se creo la posibilidad de reemplazar dichos números por palabras (el nombre de dominio).

De esta manera podemos buscar un sitio web o enviar correos electrónicos, sin tener que escribir una dirección IP larga y compleja.

Así, para consultar el sitio web de infoasistencia, es más fácil teclear “www.infoasistencia.com” que su dirección IPv4 xxx.xxx.xxx.xxx.

También, y relacionado directamente con el dominio, se denomina URL (localizador uniforme de recursos o “dirección web”) a la dirección de un elemento concreto dentro de nuestra página web, ya sea una sección completa como la de contactar www.infoasistencia.com/contactar/, o una imagen específica dentro de ella, por ejemplo el logotipo (https://www.infoasistencia.com/wp-content/uploads/2015/04/logo-infoasistencia.png)

Funcionamiento del nombre de dominio

El nombre de dominio consta de dos partes:

  1. El nombre del segundo dominio ( dominio de segundo nivel o SLD), subdominio o radical;
  2. El nombre del dominio de nivel superior ( dominio de nivel superior o TLD) o extensión. Los nombres de dominio de nivel superior se pueden subdividir en dos categorías generales:
    • Extensiones genéricas (dominio de nivel superior genérico o gTLD), como “.org” o “.net”. Estas extensiones también pueden ser, en particular, marcas comerciales o nombres geográficos (por ejemplo, “.vlaanderen”, “.berlin”, “.madrid”, “.london”, etc.);
    • Extensiones equivalentes a códigos de país (código de país de dominio de nivel superior o ccTLD), como “.es”  o “.be” o “.fr”.

Antes de 1998, de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, ICANN, es decir, la autoridad reguladora mundial de Internet responsable en particular de la administración y regulación del sistema de nombres de dominio, solo existían ocho extensiones genéricas – gTLD – ( “.com”, “.edu”, “.gov”, “.int”, “.mil”, “.net”, “.org” y “.arpa”) y ccTLD.

Después de la adición de algunas extensiones nuevas en 2000 y 2004, fue en junio de 2011 cuando ICANN decidió abrir más las posibilidades de extensiones con el lanzamiento del “Programa de nuevos gTLD” (sobre este tema, consulte el sitio web de ICANN).

Ahora hay cientos de extensiones para marcas, ciudades, nombres comunes, etc. Se pueden citar, por ejemplo: “.abogado”, “.amsterdam”, “.barcelona”, “.army”, “.blog”, “.pink”, “.sncf”, “.bible”, etc… Puede consultar, sobre este tema, el sitio de la Autoridad de Números Asignados de Internet, la IANA).

Es probable que en el futuro se creen otras extensiones y ampliaciones.

Un nombre de dominio también puede incluir varios subdominios. Este es el caso de la hipótesis de “administracion.gov.es”, donde “administracion” es un subdominio de “.gov.es” y “.fgov” un subdominio de “.be”.

El prefijo finalmente, o “World Wide Web” no es parte del nombre de dominio.

Para qué sirve tener un dominio

Un nombre de dominio es la clave para hacer todo en Internet: configurar un sitio web, enviar y recibir correos electrónicos o crear una tienda en línea.

Para una empresa, el nombre de dominio es fundamental para asegurar su presencia en internet:

  • Le permite aumentar la visibilidad de su sitio y, por lo tanto, el número de visitantes a este sitio, así como el número de contactos comerciales potenciales;
  • Se utiliza para personalizar direcciones de correo electrónico y promocionar el sitio web;
  • Representa un activo real de marca que la empresa puede capitalizar para crear valor.